lunes, 18 de abril de 2011

Los ateos, liberales y monógamos tienen un mayor CI

Las tendencias políticas, religiosas y sexuales son un indicio de inteligencia o al menos eso se desprende de los estudios del psicólogo evolucionista Satoshi Kanazawa de la Escuela de Ciencias Económicas y Políticas de Londres.

La razón de este resultado es que todas esas tendencias van en contra del pasado evolutivo del ser humano. En otras palabras, ninguno de estos rasgos habría sido benéfico para nuestros ancestros, pero podrían estar asociados a una inteligencia mayor. “Adoptar algunas nuevas y evolucionadas ideas tiene que ver con el avance de las especies”, dijo James Bailey, catedrático de la universidad George Washington. 
 
Monógamos, ¿más listos? Sólo los hombres

Kanazawa descartó que una inteligencia superior o inferior tuviera que ver con la monogamia en las mujeres. Esto tiene sentido si vemos que, el tener una sola pareja, ha sido un comportamiento tradicionalmente femenino desde hace miles de años; por lo que esta exclusividad no es nada nuevo.
 
El investigador indicó que los hombres inteligentes traicionan a sus esposas con menos frecuencia, ven con más claridad la atracción sexual de sus mujeres y aprecian más la fidelidad. Según la lógica de este científico, la monogamia es una consecuencia del desarrollo evolutivo: la promiscuidad sexual era la regla en las sociedades primitivas, por la necesidad urgente de conservar la especie, mientras las sociedades más evolucionadas, en las que hay menos mortalidad, tienden a la exclusividad sexual. El hombre más inteligente es el que tiene la capacidad de superar los comportamientos atávicos, y asumir nuevas conductas. En otras palabras, un hombre con varias parejas sexuales es "menos evolucionado", al contrario de lo que sostienen los poliamorosos.
Mentes libres de dogmas

La religión, según esta teoría, no ayudó exactamente a la gente a sobrevivir o reproducirse, pero las ha ayudado a cuidarse al volverlas “paranoicas”, dice Kanazawa.

Por ejemplo: asumir que un ruido lejano es señal de una amenaza, ayuda a los humanos a prepararse para el peligro.

“La paranoia ayuda a la vida, y si los humanos son paranoicos, se vuelven más religiosos y ven las manos de Dios en todas partes”, asegura el investigador.

El ateísmo “permite cuestionar y especular sobre la vida sin preocuparse por los dogmas de una religión”, afirmó el profesor Bailey.

“Históricamente, todo lo que es nuevo y diferente es visto como una amenaza en términos de las creencias religiosas, pues casi todas las religiones se basan en la permanencia”, apuntó.

Los participantes que se declararon ateos tenían un CI promedio de 103 puntos, mientras los que se dijeron religiosos, tuvieron un promedio de 97, encontró el estudio.

Liberales, más generosos

El estudio recoge el concepto estadounidense de ‘liberal’, en comparación con un conservador, al margen de tendencias políticas, como el aborto y los derechos de los homosexuales.

“Los liberales suelen preocuparse más por personas totalmente ajenas a ellos, mientras que los conservadores sólo muestran preocupación por quienes les son afines”, explicó el catedrático.

Considerando que nuestros ancestros tuvieron un agudo interés en la supervivencia de su descendencia, la postura conservadora sigue la línea de la evolución, más que la liberal, afirma Kanazawa. “Es antinatural en los seres humanos el preocuparse por los extraños”, dijo.

El estudio encontró que los adultos jóvenes que dijeron ser más conservadores tienen un coeficiente promedio de 95, en comparación con los que se dijeron “más liberales”, que tuvieron un promedio de 106.

La preocupación de los conservadores por sus seres más cercanos encaja también con la necesidad de mantenerse a salvo, en contraste con la tendencia de los liberales por aventurarse hacia lo desconocido, afirmó Bailey.

No obstante, ninguna de estas tendencias es evidencia de que la evolución de la especie humana esté condicionada a esas ideas, advirtió Kanazawa.

El estudio analizó una larga muestra del Estudio Nacional Longitudinal de Comportamiento Adolescente. Los entrevistados tenían entre 18 y 28 años entre los años 2001 y 2002. Otra fuente del estudio fue la Encuesta Social General de los Estados Unidos. 

Este resultado aplicó también para la exclusividad sexual, pero sólo en los hombres. Esto quiere decir que los hombres que se relacionan sexualmente con una sola pareja, tienen un cociente más elevado.

Las diferencias en el CI —que no son determinantes aunque tampoco insignificantes— son del orden de seis a once puntos y muestran cómo se desarrollan ciertos patrones de identificación con alguna ideología, y cómo cambia el comportamiento de las personas con ello, de hecho, entre los adultos jóvenes americanos, los que se consideran "muy conservadores" tenían un promedio de cociente intelectual de 95 y los muy liberales de 106.

Los datos no deben ser utilizados para estereotipar o crear prejuicios sobre las personas, dicen los expertos.

Fuente: CNN

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Compartir