miércoles, 22 de febrero de 2012

La medición de la creatividad

Richard Florida ha dedicado gran parte de su vida académica a investigar el peso de la creatividad en el progreso social. Hace diez años, cuando publicó su primer libro denominado "El auge de la clase creativa".


Florida destacó la evolución de una clase, compuesta, entre otros, por ingenieros, arquitectos, programadores digitales, emprendedores, artistas, médicos y científicos, la cual se había duplicado en EE. UU. entre 1980 y el 2000, representando cerca del 10 por ciento de la fuerza laboral.

Entre los hallazgos de esta aventura académica se encontró que la clase creativa tiende a agruparse en centros urbanos, donde existen mejores servicios tecnológicos, amplia oferta de bienes y servicios culturales, educación de calidad y tolerancia frente a las minorías.

Con el paso de los años, los estudios de Florida no han dejado de causar debate
En la pasada cumbre de Apec, a finales del 2011, hizo una brillante exposición sobre la nueva versión del Índice Global de Creatividad, realizado por primera vez en el 2004 con el apoyo del Martin Prosperity Institite de la Universidad de Toronto.

El índice mide entre 85 países cuáles son aquellos que tienen mejores condiciones de creatividad a partir de la tecnología, el talento y la tolerancia. En cuanto a tecnología, la medición parte de la cantidad de recursos invertidos en investigación y desarrollo como porcentaje del PIB, la cantidad de fuerza laboral vinculada a la investigación científica e innovativa y el número de patentes per cápita.

En materia de talento, se examina la cobertura en educación superior y, adicionalmente, el número de personas vinculadas laboralmente a los sectores de tecnología, ciencia, ingeniería, finanzas, diseño, arquitectura, arte, cultura, entretenimiento, educación y medicina. Por último, en lo relativo a tolerancia, el índice utiliza la encuesta global de Gallup, concentrándose en el número de personas que consideran a su lugar de residencia como adecuado y abierto a minorías étnicas y población homosexual.

Para darle mayor fuerza a esta evaluación, los resultados se cotejan con el Índice Global de Competitividad y el Índice de Desarrollo Humano, dos referentes con credibilidad internacional.

Las conclusiones muestran cómo los principales líderes creativos son Suecia, EE. UU., Finlandia, Dinamarca, Australia, Nueva Zelanda y Canadá. Los Brics se encuentran rezagados (Rusia en el puesto 30, Brasil en el 46, India en el 50 y China en el 58), y en el caso de América Latina, con la excepción de Costa Rica, Uruguay y Argentina, ningún país figura en los primeros 40 lugares.

Las correlaciones también indican que las naciones con mejores resultados y potencial, son también aquellas con menor desigualdad.

A pesar de las controversias académicas, el índice nos demuestra que en América Latina es urgente que la tecnología, el talento y la tolerancia sean la base para construir sociedades del conocimiento. De lo contrario, nuestro potencial creativo migrará a otros lugares más atractivos o, sencillamente, se desperdiciará ante la falta de un entorno favorable.

Fuente: Portafolio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Compartir