viernes, 10 de febrero de 2012

Preguntas frecuentes (I): ¿Puede que mi hijo/a tenga altas capacidades intelectuales?


¿Cuáles son las características básicas que pueden hacernos pensar que nuestro hijo/a tenga altas capacidades intelectuales?
  • Uso del lenguaje: amplitud de su vocabulario, precisión de los términos que emplea, complejidad de la estructura de sus frases, etc.
  • Fácil comprensión de ideas complejas y abstractas. También puede desarrollar o elaborar ideas a un nivel no esperado.
  • Gran capacidad de observación.
  • Preguntas inusuales, originales, complicadas y/o llenas de madurez e intencionalidad.
  • Habilidad para diseñar estrategias para resolver problemas.
  • Posibilidad de aprender con rapidez y facilidad cuando está interesado.
  • Intereses muy variados. Curiosidad por muchos temas.
  • Comportamiento muy creativo en la producción de ideas, objetos y soluciones a determinados problemas.
  • Poca afición a realizar ejercicios y tareas de tipo repetitivo.
  • Habilidades para el liderazgo.
 
¿Qué debemos hacer los padres cuando nos planteamos que nuestro hijo puede ser de altas capacidades?
Acudir al centro educativo donde se encuentra escolarizado para contrastar las propias sospechas con las de los profesores, quienes facilitarán el encuentro con los orientadores, ya sean miembros de los Equipos de Orientación Educativa y Psicopedagógica de la Consejería de Educación o de los Departamentos de Orientación. Estos profesionales asesorarán a las familias en los métodos y procedimientos más adecuados para su evaluación y atención.
 
¿A partir de qué edad pueden evaluarse las altas capacidades de un niño?
La mayoría de los expertos e investigadores del tema no recomiendan realizar evaluaciones antes de los 5 años, salvo raras excepciones, por dos motivos. A saber:
  • Las pruebas psicométricas de que se dispone y habitualmente se utilizan en niños de menos edad tienen más componentes psicomotores que cognitivos.
  • No debemos confundir las posibles conductas precoces de los primeros años de vida con las altas capacidades, pues esa precocidad puede no manifestarse a medida que el niño crece, enmarcándose sus conductas dentro de los parámetros normales del comportamiento.
 
¿Quién puede valorar si mi hijo tiene altas capacidades? ¿Dónde puedo acudir?
Las altas capacidades se identifican mediante la evaluación psicopedagógica. En nuestro país, dicha evaluación es competencia de los Equipos de Orientación Educativa y Psicopedagógica –E.O.E.P.- si el alumno está escolarizado en Educación infantil o en Educación Primaria, y de los Departamentos de Orientación, si el alumno está escolarizado en Educación Secundaria. Esta evaluación tiene en cuenta la información aportada por los profesores del niño.

La solicitud de evaluación psicopedagógica debe partir, en todos los casos, del centro educativo e incluye también información sobre el comportamiento del alumno en el centro educativo y en el contexto familiar.

¿Por qué es importante hacer un diagnóstico oficial a mi hijo?
Es el único válido y reconocido por la Comunidad de Madrid. Permite detectar necesidades educativas y adaptar la respuesta educativa que necesita cada alumno. También permite orientar a los padres acerca del trato y la relación con su hijo, ajustar las expectativas de la familia y sugerir actividades de ocio y tiempo libre u otras actividades en las que conviene que el niño participe, referencias, asociaciones, etc.

Fuente: Educa2

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Compartir