viernes, 6 de enero de 2012

Cómo educar e integrar en el aula a un niño superdotado

A pesar de existir leyes que les protegen y regulan la inserción en los grupos escolares y  las acciones educativas de los niños superdotados o de altas capacidades educativas dependen,  en gran medida,  de la voluntad y buena disposición del equipo docente que les rodea. 


Normalmente, los padres inician luchas titánicas para que estos niños sean reconocidos en sus derechos a recibir una educación adaptada a sus necesidades. Les lleva años lograrlo y,  muchas veces,  invierten tiempo y dinero en diagnósticos que luego no son tomados en cuenta porque la administración tiene sus propias vías.

Estos niños se caracterizan, principalmente, por su alta capacidad para relacionar ideas y eso les hace aprender de una forma más rápida y eficiente los conceptos y conocimientos del mundo que les rodea.  No son inteligentes sólo para ir a la escuela y aprender, sino también para vivir y relacionarse según como comprendan este mundo.

Algunas recomendaciones pueden ayudar a que la adaptación en el aula sea más efectiva:
  • No etiquetarle de “empollones, cerebritos, etc.” ya que esto puede hacerles tomar la vía contraria.
  • Asesorarse con especialistas del área a fin de hacer la adaptación curricular correspondiente.
  • Los niños superdotados, son inteligentes, pero siguen siendo niños. No son adultos pequeños.  Por lo  tanto,  hay que respetar su inmadurez y guiarles como a cualquier niño. Contestar a sus preguntas de forma natural.
  • Investigar sus áreas de interés y permitirles desarrollar conocimientos sobre lo que realmente les interesa,  ya que desde pequeños suelen saber lo que quieren. Crear materiales adaptados para ellos les evitará el aburrimiento.
  • Algunos de estos niños presentan serios problemas de socialización. Es muy importante protegerlos de las burlas de compañeros y hacer actividades en las cuales puedan integrarse. Excursiones, trabajos de grupo y actividades lúdicas suelen ser de gran ayuda.
  • La comunicación entre familia y escuela es de vital importancia,  ya que algunos niños (as) suelen presentar fracaso escolar. Es muy importante transmitirles que,  aunque algunas asignaturas les gusten más que otras,  son requisitos indispensables para aprobar el curso y tener conocimientos generales que pueden serles útiles.
  • Las asociaciones para niños de altas capacidades brindan excelente aseroría a padres y maestros. También organizan actividades informativas y trabajos de grupo con los niños como participantes.
  • La aceleración curricular puede ser una alternativa. Ya sea parcial o totalmente puede significar alimentar el interés natural de aprender que suelen tener.
  • La preparación profesional del docente es fundamental.  No es suficiente con tener información. Los maestros deben asesorarse profesionalmente para individualizar los casos que tengan y aplicar las medidas profesionales que correspondan. 

Los niños de Altas Capacidades están casi vistos como personitas que no se equivocan en nada, que todo lo saben, que pueden lograr lo que quieran y que tienen que  aprender lo que se les ponga por delante.  La realidad es muy distinta. Estos niños, antes que nada, son niños.

Los padres de niños superdotados, al igual que sus maestros, no suelen tener las herramientas necesarias para ayudarles a superar ciertas barreras que se presentan, las cuales en niños normales suelen ser vistas de forma natural, y en ellos como algo que tienen que saber resolver. Lo más importante es que pase lo que pase, estos niños sean atendidos integralmente en su educación, socialización, autoestima, intereses y demás aspectos de su vida diaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Compartir